Publicado el

Cena romántica en la Puerta del Sol de Madrid

Los detalles marcan la diferencia, y eso es lo que nos cuenta Cecilia Franco, nuestra nueva colaboradora de Madrid. Nos lanzan una propuesta de planes para sorprender. Aquí va su cena romántica desde la Taberna Puertalsol, de Chicote.

En la vida, todos los días son especiales, pero unos son más especiales que otros, aquellos que marcan la diferencia. Son recuerdos que quedan en nuestra retina y nos hacen ver lo bonita y especial que es la vida. Todo lo puede hacer especial una cena romántica, buenas vistas, un bonito atardecer y la persona a la que quieres compartiendo contigo esos momentos.

Taberna en la Puerta del Sol

Un caluroso día de Junio llegando a la Puerta del Sol de Madrid. Lo que parecía un día normal de compras se convirtió en una parada en seco frente a uno de los edificios que rodean la famosa Plaza de la Puerta del Sol. Fuimos subiendo planta a planta y llegamos al cielo de Madrid, a la Taberna Puertalsol by Chicote. Una de las tabernas con las vistas más madrileñas y bonitas, con su terraza con vistas al famoso reloj de la puerta del Sol y Madrid a nuestros pies. Los sabores gastronómicos madrileños y la mejor compañía son el complemento ideal para disfrutar de un restaurante y una velada inmejorables. Y como buena taberna madrileña que mejor que una degustación de tapas.

Tapas de Puertalsol, Chicote. Cena Romántica

Nuestra cena romántica en el Cielo de Madrid

Comenzamos la velada con un buen refresco y unas patatas alioli, mientras observábamos la carta y todas las degustaciones. Finalmente mientras nos refrescamos nos decidimos por unas buenas tapas madrileñas, unas patatas bravas y unas croquetas de jamón serrano con una buena tabla de quesos. Acertamos por completo ya que todo estaba para “chuparse los dedos”, pero sobre todo lo que más nos gustó fue la presentación de las tapas.

Cena romántica Tapas de patatas bravas y croquetas en la Taberna Puertalsol

Era muy original ya que no eran los típicos platos, sino que eran unas sartenes de hierro que daba la sensación que estaban recién hechas y habían sido cocinadas exclusivamente para nosotros. La presentación era muy personalizada tanto por el propio recipiente como la decoración del plato en sí.

Tabernalsol de Chicote, en la Puerta del Sol

Tras la exquisita cena de tapas decidimos mirar los postres decidiéndonos por un refrescante helado de vainilla. Como era de esperar la presentación del helado era perfecta con una hoja de menta que decoraba el plato y el sabor era inmejorable.

Cuando la velada iba finalizando la casa nos invitó a un cóctel que era nuevo, lo que hacía que nos sintiésemos privilegiados de ser de los primeros en degustar ese cóctel.

Si quieres encontrar más restaurantes perfectos para una cena románticas, prueba en nuestra sección de planes en Madrid.

Fue una noche inolvidable que parecía que iba llegando a su fin, pero esto no había hecho nada más que empezar. Tras esto mi pareja me dijo que iba un momento a preguntar una cosa a los camareros y me quedé yo en aquella terraza con aquellas maravillosas vistas. Al girarme me encontré a mi pareja con un regalo comentándome que se lo habían dado los camareros. Abrí aquel misterioso paquete y eran las sandalias que tanto me gustaban, pero lo más bonito fue que iba acompañado de una carta escrita por mi pareja. Ahí me di cuenta lo personalizado y exclusivo que es todo que hasta los camareros estaban “compinchados” en tener allí guardado aquella sorpresa de mi pareja. Aquello era insuperable y la emoción, del lugar, el momento, iba en aumento.

Iban llegando las doce de la noche y la casa nos sorprendió con otra gran sorpresa. Nos encontrábamos en la Puerta del Sol de Madrid a las 00 de la noche, ¿Qué suele suceder?…

 Las campanadas y las doce uvas al son de Mecano, terminada en un brindis y un enorme beso. Por ti, por mi, por nosotros, ¡por otra gran velada como ésta!

cena romántica en la Puerta del Sol

Por momentos como estos, recomendamos dejarse caer por locales como este, en la mismísima Puerta del Sol. Un lugar incomparable y perfecto para una cena romántica para dos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *