Publicado el

Una coctelería clandestina en Barcelona que deberías conocer

paradiso pastrami barcelona

Pastrami Bar, la coctelería clandestina de Barcelona

Paseando por Barcelona, cerca de la Estación de Francia, nos entró hambre. Decidimos comer en Pastrami Bar, famoso por ser el único artesano de la ciudad realizando estos bocadillos.  El local está situado en la Calle de Rera Palau, 4. El pastrami es una carne ahumada durante 16 horas con leña de roble y en este restaurante lo sirven con pickles, mostaza de cerveza y mantequilla ahumada. Un bocadillo delicioso que tienes que probar sí o sí.

El local es un espacio pequeño con azulejos blancos, una barra y unos taburetes. Su carta es bastante limitada pero apetecible. A parte del Sandwich de Pastrami, ofrecen bagel de carne, panecillo de cerdo y kimchi, panecillo de caballa fumado y ensalada de caballa con pepino. Para beber destacan las cervezas artesanas y los vinos naturales. 

Nuestra sorpresa fue mientras comíamos. Apareció un grupo de personas y pensamos: “no cabremos todos aquí”. En ese momento los hicieron entrar en la puerta de la nevera. Sí, sí, ¡de la nevera! Nos quedamos alucinados. Curiosos, preguntamos al camarero si el bar tenía más salas. Nos hizo pasar por la famosa puerta de la nevera antigua y ahí fue cuando descubrimos El Paradiso.

Se trata de una coctelería clandestina, un local elegante con forma de cueva hecha de madera y luz tranquila, dirigida por Giacomo Gianotti, el mejor coctelero de España del año 2014 y Borja Goikoetxea, el mejor coctelero de España del año 2019.  

Dispone de una carta elaborada con opciones de todo tipo como: Venezia in rose , que es el nombre de la interpretación de un Bellini con rosas, melocotón, azúcar y vodka. El Fragance Martini es descrito como un perfume elegante, un abanico de flores y vainilla. Aparte de hacer cócteles con nombres de ciudades y bebidas famosas, también hay lugar en la carta para homenajear a celebridades que han marcado un antes y un después como Salvador Dalí y Scott Fitzgerald, autor del libro The Great Gatsby. Cada cóctel te trasladará a un mundo de sabores y su presentación te dejará maravillado.

Pero esto no es todo, resulta que esta no es la única sala que tienen… otra puerta secreta conduce a la sala bautizada como Macallan donde destaca la luz roja del ambiente. 

Después de tomar un cóctel, aclaramos que no podíamos irnos sin probar alguna de estas delicias, volvimos a la realidad. Dejamos el local a nuestras espaldas y salimos con una sonrisa de picardía, pensando si el próximo cliente que entre en el bar descubrirá el secreto que se esconde detrás de la puerta de la nevera, o no.

En resumen, el lugar que tenía que servir para hacer una parada y comer un buen bocadillo artesanal se transformó en un auténtico escondite lleno de sorpresas. Os recomendamos ir para disfrutar de un buen bocadillo y cócteles de autor en un sitio que te hará desconectar de la realidad. Estamos con muchas ganas de volver a ese fantástico lugar. ¿Vosotros también lo queréis descubrir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *