Publicado el

Viaje romántico sorpresa a Viena

viaje a viena

¿Te atreves a irte de viaje sin conocer el destino? Nosotros nos hemos atrevido y nos lo hemos pasado pipa. En las siguientes líneas te contamos como ha sido la experiencia sin escatimar en detalles. La empresa que nos ha organizado el viaje se llama WowTrip y funciona de la siguiente manera.

Viajando con WowTrip

WowTrip es una empresa especializada en viajes sorpresa. Comenzó su andadura en el año 2016 y su popularidad ha ido en aumento.

La web funciona de la siguiente manera:

1- Eliges el aeropuerto de salida (Madrid, Barcelona, Valencia, Palma de Mallorca o Málaga)

2- Seleccionas el número de viajeros y decides los días. ¡Así de fácil!

WowTrip te ofrece más de 30 destinos europeos. Eso sí, si no te interesa alguno, tendrás que pagar un suplemento de 5€ por descarte.

¿Cuándo conoceré mi destino sorpresa?

Cuando reserves el viaje, WowTrip te dará una contraseña para que accedes a tu perfil de cliente en su página web. Una vez dentro, verás la información del vuelo de ida (hora y terminal), el tiempo que hará en tu destino y un desplegable. Si te gusta vivir al límite puedes descubrir tu viaje poco antes de embarcar. Si por el contrario quieres ir más relajado, también puedes conocer tu vuelo 48 horas antes. ¡Tú decides!

WowTrip te lo gestiona todo. En tu perfil también tendrás acceso a la reserva del hotel, las tarjetas de embarque, recomendaciones y una pequeña guía turística de tu destino.

Día 1 en Viena: Paseo por el centro y visita a la Catedral de Viena

catedral de viena

Vista panorámica de Viena desde la Catedral de San Esteban

Nosotros descubrimos el viaje 48 horas antes. Intentamos esperar hasta el último día, pero nos pudo la emoción. Y nuestro destino fue… ¡Viena!

Nuestro vuelo de ida salió de la Terminal 1 del Aeropuerto de Barajas. La compañía que nos llevó fue la aerolínea lowcost Wizz Air. El vuelo salió 40 minutos tarde debido al tráfico aéreo y transcurrió con normalidad. El avión estaba limpio, aunque la moqueta del suelo parecía vieja.

Aterrizamos en el Aeropuerto de Viena a la 1 de la tarde y en cuanto bajamos del avión nos dirigimos al hotel. El hotel que nos tocó se llama NH Wien Belvedere. Cogimos un tren y llegamos a las 2 de la tarde a la estación de Rennweg. Por suerte, para nuestro estómago y nuestro bolsillo, encontramos un sitio chulo para comer cerca de la estación y el hotel. Se llama BackWerk y tienen perritos, bocadillos, pizzas, bebidas y bollería a buen precio. En este lugar desayunamos el resto días.

Cuando comimos, nos dirigimos al hotel. En la recepción nos atendieron en castellano y nos dijeron que la habitación no estaría lista hasta las 3 de la tarde. Como el hotel está al lado del Palacio Belvedere, hoy una galería de arte, dimos un paseo por sus jardínes. A la vuelta, antes de subir a la habitación, nos pidieron una fianza de 50€. Me sorprendió, para mal, puesto que me he alojado en varios hoteles de la cadena NH y nunca me habían pedido fianza. Desembolsamos el dinero y nos dieron un justificante. Cuando por fin subimos a la habitación, la sorpresa fue grata. La habitación era amplia y la cama cómoda. Si tuviera que poner alguna pega diría que el hotel es más bien un tres estrellas y las contraventanas de madera no cumplen bien su función. Pero lo importante, limpieza y comodidad, estaba garantizado.

Cuando nos dirigimos a conocer la ciudad ya eran las 4 de la tarde. Como es sabido, en Europa los monumentos suelen cerrar a las 6 de la tarde. Por ese motivo, tan sólo pudimos ver la Catedral de Viena y su campanario. El resto de la tarde la dedicamos a pasear y visitar las iglesias del centro. Nos gustó mucho la Ópera de Viena, el Volksgarten, un pequeño parque situado al lado del Ayuntamiento y el Parlamento, y la zona del Palacio de Hofburg, residencia imperial de los Habsburgo.

Día 2 en Viena: Visita al Palacio de Schönbrunn y paseo por el Prater

palacio de Schönbrunn

El Palacio de Schönbrunn visto desde la Orangerie

Decidimos pasar el segundo día visitando el Palacio de Schönbrunn y sus jardínes. El Palacio de Schönbrunn está situado a las afueras y fue residencia de verano de la familia imperial. Llegar en metro es muy fácil y desde el centro apenas se tardan 15 minutos. Nosotros cogimos dos tickets Classic Pass y visitamos el interior, la Orangerie, el Laberinto y la Gloriette. Si queréis tener unas buenas vistas panorámicas, os recomendamos subir hasta la Gloriette. El Palacio de Schönbrunn es una visita obligatoria si vas a visitar Viena.

Por la tarde fuimos a ver el Prater, un divertido parque de atracciones abierto al público donde también se ubica la famosa Noria de Viena.

Al anochecer decidimos regresar al centro no sin antes visitar el complejo residencial Hundertwasserhaus, formado por casas de colores que recuerdan a las obras de Gaudí.

Acabamos el día comiendo perritos calientes y bebiendo cerveza austríaca enfrente de la Ópera de Viena. Las vistas de la Ópera de Viena desde la entrada de La Albertina, un museo que alberga una gran colección de obras gráficas, son perfectas para hacer una foto en pareja.

Día 3 en Viena: Visita a la Biblioteca Nacional de Austria y espectáculo musical del Ankeruhr

opera viena

La Ópera de Viena vista desde La Albertina

Nuestro vuelo de vuelta salía a las 4 y 30 de la tarde así que aprovechamos todo lo que pudimos la mañana. Visitamos la Biblioteca Nacional de Austria y a las 12 de la mañana vimos el Ankeruhr, un reloj con figuras en movimiento y musica tradicional austríaca. Nos despedimos de Viena comiendo, como no, en BackWerk y regresamos al aeropuerto.

La compañía que realizó el vuelo de vuelta fue la aerolínea lowcost Laudamotion. El avión nos esperaba en la pista y llegamos hasta él en autobús. Estuvimos dentro del autobús diez minutos hasta que finalmente pudimos salir y subir al avión. Nada más entrar en el avión me sorprendió lo sucio que estaba el suelo. Al sentarme, me dio la sensación de que los asientos eran más estrechos que en el avión de Wizz. Al igual que en la ida, el avión salió 40 minutos tarde debido al tráfico aéreo. El vuelo transcurrió con normalidad y aterrizamos en en Aeropuerto de Barajas a las 8 de la tarde.

Opinión de Wowtrip

Nuestra experiencia ha sido muy positiva. Nos ha gustado mucho la aventura y el trabajo de WowTrip ha sido sobresaliente. Además, el destino nos encantó y nos lo pasamos muy bien. Como puntos negativos de mi viaje señalaré la fianza de 50€ que tuvimos que depositar en el hotel (la primera vez que me ocurre) y la suciedad del avión de Laudamotion.

Desde ForTwo os animamos a que probéis la experiencia. Y si os mola viajar, os recomendamos nos os perdáis nuestra sección de viajes.

3 comentarios en “Viaje romántico sorpresa a Viena

  1. Me alegro que la esperiencia haya sido de buen agrado quitando esos pequeños inconvenientes,bueno que podáis repetir pronto.
    Un abrazo

  2. Buen reportaje,bien detallado y documentado,veo que lo pasaron bien,bonito viena,totalmente recomendable dejarte llevar por wowtrip.

  3. Gracias por vuestros comentarios : )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *