Publicado el Deja un comentario

Descubre la experiencia inmersiva de Monet en Barcelona

experiencia inmersiva amapolas de monet

Claude Monet tenía apenas 15 años cuando las caricaturas que dibujaba a sus profesores aparecieron en una marquetería de Le Havre, su pueblo. Fue allí donde el paisajista francés Boudin le dijo que espabilara, que ya estaba bien de limitarse a dibujos.

El tal Monet gozaba de talento, pero tenía que explotarlo mejor.

¿Por qué Monet?

Esto del arte puede sonarte más lejos que el Oeste vaquero americano. Pero hoy te hablamos de Monet porque tienes que conocerlo para disfrutar del plan perfecto para ir con tu pareja (o rollete) que te traemos.

Camina, avanza, y luego desvíate

El muchacho empezó a pintar por su cuenta, como suele pasar. Se arrimó a algunos maestros, se apuntó a varios ateliers y metió la nariz en los círculos artísticos más aburguesados de París. Viajó, negoció y vendió cuadros como pudo. Hasta ahí, todo normal.

Sin embargo, después, se plantó y se dijo: «Pues muy bien todo, pero yo lo veo de otra manera. Aquí os quedáis». Y se quedó tan ancho.

Monet sacó los pies del tiesto, pasó olímpicamente del realismo rancio de la época y se atrevió a pintar con otros ojos para provocar placer e impresionar con las luces y los colores. Echó por tierra lo que siglos de arte habían sentado como cátedra, salió a la calle a pintar —en lugar de aposentarse en el estudio— y nunca se preocupó por el estilo, sino por lo que él quería decir.

Y eso nos encanta.

Por eso, cuando vimos que en Barcelona puedes viajar al universo libre de Monet mediante cuadros de mar, luz y naturaleza, nos pareció un plan perfecto para experimentar con tu pareja en una de esas tardes en que os apetece hacer algo diferente.

¿Cómo se llama el plan? MONET, LA EXPERIENCIA INMERSIVA.

¿En qué consiste la experiencia inmersiva de Monet?

Imagina una exposición de cuadros.

Ahora, imagina que, en lugar de limitaros a observarlos, entráis en ellos. Os sumergís en el ambiente que el artista creaba con sus pinceles. Descubrís la verdadera historia del único pintor impresionista al que le tocó la lotería.

Y, además, destapáis la parte menos conocida —y más interesante, claro— de un artista que, en su admiración por la cultura japonesa, creó un jardín japonés en su casa con la única obsesión de pintarlo.

Quién no se apunte, que levante la mano.

Dónde:
IDEAL – Centre Arts Digitals
Doctor Trueta 196-198 (Barcelona) Ver mapa

Fechas: Del 05-feb al 19-abr 2020

Precio: 9€ por persona

Cómo llegar:
En Metro: L4 Llacuna
En Bus: V25, V27, H16, 6

>> Comprar entradas