Publicado el Deja un comentario

Dónde ir en una primera cita y 5 consejos que debes saber

5 ideas para primeras citas

Tanto si estás buscando pareja como si te crees una pequeña libélula que disfruta de recoger el néctar de las muchas flores del jardín tendrás que enfrentarte a una primera cita con él o ella. Lo llamaremos primera cita no por ser arcaicos, sino por no disfrazar lo que es, aunque a ti te convenga hacerlo dotándolo con otra palabrería, cual Dartagnan de las letras y los eufemismos.

Tal vez sea un compañero o compañera del trabajo y le líes para iros a tomar un café, una caña o dar un paseo a solas. Sí, es una especie de cita y es la primera, aunque no se haya concertado como tal. Está con nosotros por su propia voluntad y es lo que cuenta. Veamos cómo desde ForTwo os podemos echar una mano en estos momentos de gran incertidumbre y propensos a contener variopintos errores que multiplicarán por cero tu resultado.

¿Dónde narices ir? ¡Dame excusas por favor!

Para seducir a alguien se podría decir que una de las grandes claves es la habilidad de hacer propuestas. Según tu nivel de implicación con la persona podrás proponer un plan de menor o mayor envergadura. Supongamos que si aún no tienes mucha confianza con la persona en cuestión no será propio invitarle a unos baños árabes. Sin embargo, podría estar muy bien comentarle que hay una tetería en un rincón de la ciudad que es maravillosa, o que a dos calles hay una cafetería librería que merece la pena conocer. ¿Te vienes conmigo media hora y te la enseño? Ea, muy sutil y elegante. Vas por el buen camino.

El tiempo y la implicación en una cita

Si seguimos hablando de la implicación, evidentemente, a más conexión, más tiempo puedes tener como expectativa de un primer encuentro. Si has conocido a alguien y ha habido como se diría en francés un “coup de foudre” podría estar bien tener más expectativa y proponer algo más elaborado, aunque abierto. Sí, cenar en tu casa suena muy bien, pero puede ser muy comprometido según la persona, por lo que fácilmente puede ser rechazado. Una idea maravillosa y que varias ciudades tienen es el microteatro. Una propuesta cultural para empezar, te va a vender bien. Vas a parecer culto o culta, y eso mola. Recordemos, la propuesta da puntos o los quita. El microteatro son secuencias de teatro de 15 minutos en una sala cerrada. Esto hace que se disfrute, pero no empalague. Entre obra y obra, normalmente hay dos o tres en cartel la misma noche, os tomáis algo. Es la cita perfecta por muchos factores. Hay dinamismo, no tienes que andar hablando todo el rato, el teatro crea tema de conversación y diversión, te marcas un punto porque es algo diferente. Lo tiene todo. Ir al cine o una obra larga de teatro es mucho tiempo, y no permite conectar con la otra persona, son propuestas para más adelante.

Salir a cenar

Quedar una noche para salir a cenar es algo serio. Puede ser algo más apropiado como primera cita para un rango de edad maduro en relaciones, mayores de 30 por ejemplo, pero ni de coña para gente de etapa universitaria. Tal vez salir de tapas es una mejor opción. Sea cual sea el caso, elige bien a qué lugar ir, pues esta elección comunicará bien o mal por ti.

De copas

Los afterwork están muy de moda, y las coctelerías también. Todos sabemos que el alcohol es el lubricante social por excelencia, y que si alguien queda con nosotros para irse a tomar unas copas es porque casi seguro hay temita. Rebusca en la app porque en la sección ¿Qué Tomamos? ponemos sitios muy chulos donde tomarse unas copas en un clima ideal para el buen rollismo.

 

5 consejos importantes en una primera cita

  1.  No te olvides de sonreír de vez en cuando. Cuando te encuentres con él o ella sonríele por favor, que no se masque la tragedia. Parece mentira, pero algunos lo olvidan.
  2.  Sé positivo. Recuerda que si está ahí es porque tiene interés en ti. Muchos pasan este detalle por alto.
  3.  Tómate las cosas con humor. Los protagonistas sois vosotros. Da igual si el sitio al que ibais a ir está lleno o algo así. No te enfades, simplemente fluye.
  4.  Háblale de ti y sobretodo, interésate por él o ella. Si te sale, mezcla el humor y preguntas divertidas con preguntas que le hagan contar historias de su vida.
  5.  Por último, como quinto y último consejo, no te calientes mucho la cabeza acerca de quién debe pagar. Muchos tíos tienen en la cabeza el no ser un pagafantas y se lían. Si llevas la iniciativa puedes decir: “Mira, yo pago esta y luego la siguiente ronda la pagas tú.” La cuestión es que no sea un momento torpe.