Publicado el Deja un comentario

Cómo organizarse para vivir en pareja sin tirarse los trastos a la cabeza

organizarse-vivir-en-pareja

Una miniguía paso a paso por los puntos más relevantes que tener en cuenta a la hora de vivir y organizarse en casa.


Por fin, decidisteis iros a vivir juntos. Durante las primeras semanas todo era emoción, felicidad y arrebato.

Un divertido cóctel de amor a la medida de cada uno… como debe ser.

Pero la cosa se torció cuando la ropa sucia de uno invadió la cesta común. Pasaban demasiados días sin que nadie pusiera la lavadora, y los platos de la cena se acumulaban por la mañana sin fregar, molestando a quien preparaba el desayuno antes de irse a trabajar por la mañana.

Seamos francos: vivir juntos no es fácil. Cada uno es «de su padre y de su madre», y, como en cualquier etapa de la relación de pareja, el cambio es constante, y las personas necesitamos adaptarnos a la situación.

Por eso, hoy traemos una miniguía para organizaros en casa, considerando que vivir en pareja es cuestión de acuerdos… y no de magia potagia. ;)

Punto #1: la casa

La vivienda es el punto de partida. El barrio, la decoración, los muebles… Poner esto a punto no es cosa de un día ni de dos, y el objetivo es que ambos estéis a gusto poniendo un poco de cada uno.

Para ello, pensad primero por separado qué os gustaría a cada uno y por qué. Luego, sentaos a compartirlo, y a ver qué tenéis en común y qué no.

organizarse-en-pareja
«Si siempre estamos de acuerdo en todo, es que uno de los dos sobra.»

Puede que ese rústico mueble blanco te guste mucho a ti, pero que a tu pareja le haga dudar porque limpiarlo será un latazo. En ese caso, las posibles opciones serían:

  1. Cambiar el mueble.
  2. Encargarte tú de limpiarlo.
  3. No comprarlo.

La cuestión es conversar, para comprender qué mueve al otro y encontrar una alternativa en la que ambos estéis de acuerdo.

Punto #2: los gastos

Como decía Patricia cuando nos hablaba de cómo hacer una mudanza en pareja, no hay nada como tener las cuentas claras para dormir tranquilo.

¿Quién paga qué? Y más importante: ¿cómo lo administráis? Aquí somos del club 50-50, pero en cada casa hay una historia, y para gustos, colores.

Podéis poner un «bote» fijo mensual de gastos comunes y decidir para qué se usa (alquiler, compra semanal, productos de limpieza, cuidado de mascotas…) y para qué no (caprichos personales, ocio, viajes…), abriendo una cuenta corriente común o apañándolo en efectivo.

Si os sacáis un excel separando por categorías os ayudará incluso a ahorrar, y a organizar gastos para presupuestar y planificar el próximo viaje juntos.


Algunos artículos que os pueden interesar al respecto:


Punto #3: los planes

«Tiempo para ti, tiempo para mí, tiempo para los dos.» Bajo esta premisa, no hay límites que valgan.

La flexibilidad de horarios y tiempos depende mucho del trabajo, pero, una vez fuera del trabajo, cuidado: hacerlo absolutamente todo en pareja puede crear dependencia emocional.

organizarse-para-vivir-en-pareja
Organizaros en casa os ayuda a crear armonía como pareja.

Por ello, separa un tiempo para ti, invita a tu pareja a que encuentre otro ratito para ella, y acordad un tiempo recurrente para los dos, en el que ambos compartáis sin estorbaros y sin invadir el espacio del otro.

La autonomía a la hora de hacer planes os aportará sensación de libertad, y os dará más riqueza para compartir cuando estéis juntos.

Punto #4: las tareas

¿Quién no ha tenido la bronca del siglo alguna vez porque el baño estaba sucio después de X tiempo, los platos se acumulaban durante días en la pila, o el cesto de la ropa estaba a rebosar y nadie ponía la lavadora?

Las tareas de casa —limpieza, cocina, compra, colada— son un quehacer diario del que nadie se libra. Y no: tampoco le gusta a nadie.

Pero hay que hacerlas.

organizarse-para-vivir-juntos
Los arreos de la limpieza, compartidos, por favor.

De nuevo, sentarse a negociar es la mejor opción. ¿Que a ti no te gusta limpiar los baños siempre? Poned turnos y alternad. ¿Que tú odias hacer la compra pero te encanta cocinar, y a tu pareja los fogones le dan pereza? Blanco y en botella: cada uno a una cosa.

Y, sobre todo: fijad un día para cada tarea, que nadie se salte y que, a ser posible, compartáis juntos.

Si os marcáis una buena sesión musical que anime el ambiente y un buen aperitivo justo después, el premio de ver la casa limpia, la compra hecha y la ropa lista para usar merecerá mucho más la pena y será un mejor trabajo en equipo.

La verdad sobre vivir en pareja

En una pareja no hay nada estático. El deseo, la compenetración, el amor, la convivencia… todo evoluciona. Y la negociación, aunque suene poco romántico, es la que parte el bacalao para que el equilibrio triunfe.

El secreto para organizarse y vivir en pareja sin tirarse de los pelos consiste en entender que está bien no estar siempre de acuerdo en todo, y que el único acuerdo válido es el win-win.

La mentalidad ganar-ganar para que nadie pierda y ambos estéis contentos implica terceras alternativas, concesiones a tu churri y mucho diálogo, pero es la clave para que no pasen los años y la convivencia en pareja os robe las ganas, la ilusión y la complicidad.


Fotografía principal: vía unsplash, de la página 539 of ‘La Suisse historique et pittoresque, comprenant l’histoire, la géographie et la statistique de ce pays … Première partie: La Suisse historique par E. H. Gaullieur, ornée … de planches, etc.