Publicado el Deja un comentario

Carsharing ¿Qué es y cómo nos beneficia?

carsharing

La movilidad en las ciudades avanza y con ello las opciones que todos tenemos a nuestra disposición. Vemos bicicletas compartidas, patinetes eléctricos, motos eléctricas y cómo no, coches. El Carsharing ha venido para quedarse.

El carsharing es un servicio de coche compartido, similar al que vemos en las motos eléctricas de alquiler mediante una app. Pagamos por minutos o kilómetros recorridos y nos permite movernos con un número reducido de personas según el tamaño del vehículo, con la ventaja de poder compartir los gastos, así como poder movernos en días de lluvia o días de mucho frío.

Es tendencia que la gente joven prescinde de comprar coche para desarrollar su movilidad. Causas como la precariedad laboral y las condiciones económicas de la juventud nos empujan a buscar soluciones más económicas y disponibles para todos. El carsharing es una fórmula perfecta, que no solo abarata costes y tiene sentido ecológico, sino que también elimina pérdidas de tiempo y dinero en mantenimiento, limpieza, aparcamiento, etc.

Gif via GIPHY

A diferencia del taxi público o privado (Uber, Cabify…) el carsharing nos permite disponer del vehículo con mayor libertad y privacidad, sin inseguridad de tener a un conductor desconocido al volante. Algo muy aceptado por el conductor ocasional que necesita un coche dos o tres veces al mes para viajes simples como pueden ser ir a hacer unas compras y transportar carga, llevar a unos amigos a su casa o ir a una cena con su pareja.

Los precios del carsharing

Según la compañía podemos pagar por minutos, por kilómetros o por paquetes de tiempo (packs de horas, días…). Dependiendo de la empresa que ponga a disposición los vehículos, los precios oscilan entre los 0,25€/minuto y los 0,35€/minuto, y el día completo suele rondar los 45-60€/día, con un límite de kilómetros recorridos.

Los beneficios ecológicos del carsharing

El carsharing evita anualmente miles de toneladas emitidas de CO2 a nivel mundial. Varios estudios coinciden en que un vehículo de carsharing elimina más de 10 vehículos privados. Además, el cobro por tiempo hace que los usuarios optimicen más su conducción, reduciendo trayectos y tiempos de circulación innecesarios.

Junto a todo ello, la ciudad respira mejor con el carsharing. Estos vehículos tienden a ser eléctricos, mejorando la calidad del aire de las ciudades que día a día van apostando por sacar los humos fuera.


¿Y vosotros? ¿Ya habéis probado el carsharing?

Sigue leyendo:

¿Por qué leer nos hace más atractivos?
Alquiler de yates de lujo en el Mediterráneo: 3 barcos para soñar
Cómo hacer las galletas de El Juego del Calamar en casa¿Cuánto cuesta alquilar una furgoneta y qué tener en cuenta?