Publicado el Deja un comentario

Claves para la comunicación en pareja

mejorar comunicacion en pareja

Una relación sana no aparece por si sola. Una relación sana se construye gracias a conversaciones difíciles, capacidad de escuchar y ganas de comunicar.

La comunicación es el vehículo más eficaz que tenemos los seres humanos para vincularnos con otras personas, nos posibilita expresar tanto nuestras opiniones y sentimientos, como conocer los de los demás, permitiéndonos crear una representación de la otra persona de forma rápida y eficaz.

La magia de la comunicación en pareja es la creación de un lenguaje propio y diferente al resto de relaciones, cargado de palabras, expresiones y bromas internas que permiten el entendimiento mutuo, es fundamental tener en cuenta ciertos aspecto de la comunicación en pareja. Algunos de ellos serían los siguientes:

Objetivo de la comunicación

En toda relación la comunicación debe ser abierta, donde se permita a la otra persona expresar opiniones, sentimientos o ideas. Evitando preguntas cerradas que cohíben la posibilidad de argumentar como piensan ambos miembros de la relación.

Debe ser clara, por lo que se recomienda tener pensado lo que se quiere comunicar, ya que es un elemento clave para que la otra persona te entienda y que la conversación no se vaya por las ramas alejándose del objetivo principal.

Es necesaria la sinceridad a la hora de expresar aquello que se quiere transmitir, pues no solo te da la oportunidad a ti ser totalmente tú con tu pareja, sino que también evitará resentimientos y conflictos futuros.


También te puede interesar: ¿Qué puedo hacer para superar una infidelidad?


Abordar el aquí y ahora

Cuando no se comunica en el momento todos los malentendidos llevan a interpretaciones, y suelen surgir nuevamente en el futuro ante circunstancias que poco tienen que ver con ese motivo.

En la comunicación sana se deben abordar problemas del presente y no traer discusiones o conductas pasadas. En el caso de haber situaciones por resolver se pueden plantear en otro momento. Y recuerda, como veíamos en este artículo de «Cómo mejorar tu relación de pareja: 7 trucos imprescindibles«, una discusión no es un combate. ¡No todo vale!

No supongas nada, ¡PREGUNTA!

La falsa idea de que la otra persona debe tratar de adivinar qué es lo que quiero o como me siento, hace que se generen sentimientos de frustración, irritabilidad y malestar en la pareja.

Si existe un problema no supongas que la otra persona sabe lo que piensas sin tu haber tratado de comunicárselo, a veces se piensa de forma errónea que es lo que piensa tu pareja basándose en interpretaciones y hay que tener en cuenta que estas interpretaciones son fruto de nuestra experiencia y no tienen por qué ser ajustadas a la realidad.

Es importante comunicar y preguntar de forma directa toda aquella duda que nos surja sobre el mensaje de nuestra pareja, ya sea porque no lo entendamos o lo notemos extraño, así como plantear nuestra forma de pensar evitando que en la otra persona aparezcan interpretaciones subjetivas.

Es tan importante el contenido como la forma

El asertividad debe ser nuestra mejor aliada a la hora de expresar que pensamos, ya que, aunque lo que digamos en cuanto a contenido sea perfectamente coherente y lógico, expresarlo de manera inadecuada, brusca o agresiva, hará que pierda credibilidad y que se deteriore tanto la comunicación como la relación de pareja.

Escuchar para entender, no para responder

Una conversación no solo es comunicar sino también saber escuchar a la otra persona, esto implica no solo escuchar bajo la premisa de querer responder a modo contra ataque, sino tratar de entender a la otra persona, conocer su historia y su punto de vista.

Escuchar, por sencillo que pueda parecer, lleva consigo un trabajo consciente de comprensión y validación de los argumentos del otro miembro de la relación. Este sencillo paso te abre las puertas a una comunicación sana y una relación duradera.

Importancia del contexto

Vemos continuamente a parejas discutiendo en la calle, rodeados de gente que no conocen o rodeados de amigos que no facilitan el proceso de comunicación.

Elegir un buen contexto para hablar es casi tan importante como aquello que se quiere decir, lo ideal es escoger un sitio tranquilo, donde ambos podáis estar relajados, así como tomaros un tiempo antes de hablar si no estáis en el mejor momento para hacerlo.

Importancia del entorno social

El entorno no es solo físico, sino también las personas que intervienen en el acto de comunicación, dejarse llevar por comentario de personas ajenas a la relación puede implicar un sesgo a la hora de interpretar los hechos.

En una relación, aunque el apoyo social es muy importante y tener en cuenta las opiniones de otras personas nos puede hacer tener una visión más global del problema, para mantener una relación sana deben ser ambos integrantes de la pareja los que tengan el criterio y última palabra a la hora de escuchar, comprender y entender al otro, evitando que terceras personas puedan influir a través de sus formas subjetivas de ver la realidad.

No personalizar

Photo by: Timur Weber

No se trata de una lucha, ni de ver quien gana de la batalla de tener razón, se trata de una comunicación donde los problemas que surjan se asuman por ambos miembros, buscando la mejor solución, yendo más allá de culpabilizar a la otra persona.

En una conversación sana no hay contrincantes, sino una relación unida luchando contra el problema y en busca de soluciones.

No recurrir a términos extremos

Utilizar términos como siempre, jamás o nunca, llevan a generalizaciones excesivas que se alejan de la realidad, pues no todo es blanco o negro, sino que nos movemos en una escala de grises.

A la hora de mostrar una idea o conducta con la que no se está de acuerdo se puede hacer una crítica puntual, argumentando cuando y como pasó y como nos ha hecho sentir, evitando como se ha dicho anteriormente las interpretaciones subjetivas sobre el motivo por el que se hizo.

La comunicación debe acompañarse de hechos

Las palabras son el vehículo perfecto para el entendimiento y una primera aproximación para la resolución de problemas, pero se hace fundamental que vayan acompañadas de hechos que reafirmen lo comunicado, de lo contrario no serían más que palabras vacías.

La susceptibilidad no es el camino

Photo by: Vera Arsic

Para el éxito de una relación como hemos dicho anteriormente es necesaria una comunicación sana y eficaz, para ello se hace fundamental afrontarla desde una actitud activa, de escucha y comprensiva, intentando no estar a la defensiva o mostrar susceptibilidad ante cualquier acto de nuestra pareja. Plantearlo desde la duda que busca resolución.

Sigue leyendo y aprendiendo psicología y comunicación:

¿Qué es el canibalismo emocional?
¿Por qué leer nos hace más atractivos?
El Beso: química, información y mucho placer